martes, 10 de abril de 2012

Perlitas viajeras

Bueno, ayer comenzamos por el final de las vacaciones, así que hoy comenzaremos por el principio. El viaje de ida, en coche cama, estuvo muy bien, estaba bastante excitado con la novedad de viajar en tren por la noche, pero cenó fenomenal en el restaurante y hasta me dejó dormir y todo durante la noche, cosa que tiene mérito compartiendo una cama de 70 cm. Llegamos bien a la estación donde nos esperaba el taxi para llevarnos a nuestro pueblo. Qué majos son los taxis aquí, oye, avisas que llevas un niño de tres años, y te traen la silla correspondiente. No sé cómo se lo montan, pero muy majetes, será porque cogemos autopista.
Al llegar una de las primeras cosas que teníamos que hacer era pasarnos por mi casa de la playa para recoger la cuna que le prestaríamos a mi sobrino, que también venía. Pero en avión, que son más chulos que nosotros. Nos quedábamos todos en casa de la abuela, en el pueblo. Ay qué miedo le tenía yo a abrir mi casa, sin haber estado en verano me la imaginaba llena de goteras, humedades y hongos variados (quizá alguno hasta alucinógeno, habría que probarlos para saberlo y no estoy en situación de probarlos) pero no, estaba más o menos igual a como la dejé allá por el 2010. A Parrulín le encantó, no se acordaba, se reencontró con muchos juguetes de allí y flipó con el jardín y con las plantas (él dice “papiles”) hasta quería que le enchufara la manguera para ponerse a regar! Se acordaba de ciertas cosas como de regar con su padre. Estuvimos también dando un paseo por la playa y hasta metió un pie en el agua, con lo fría que estaba! Hizo castillos de arena y pasamos una buena mañana.
Al despertar de la siesta salimos a dar un paseo, al salir por la puerta de casa me dice “Este Madrid… me gusta más que el otro. Y, desde luego, los chicos que han puesto las gaviotas me parecen un encanto!” Ja, ja, será cursi el tío! Me partía de risa.
Hemos tenido unos días tranquilos, con más o menos buen tiempo, me ha gustado mucho convivir con mi sobrino que ya tiene 9 meses y ver cómo se relacionaba Parrulín con el bebé. Cierto que ha habido momentos en los que se notaba cierta pelusilla, como cuando no le dejaba jugar con ninguno de sus juguetes, bueno, sí se los dejaba, pero no más de un minuto, luego se los quitaba diciendo “Es que lo necesito!” Pero en general lo ha cuidado mucho, le ha mimado mucho y se preocupaba bastante cuando lloraba. Un día nos despertamos de la siesta y oímos llorar al bebé, Parrulín se sienta en la cama y grita “Primoooo, aguantaaa que ya voooy!” Y yo es que se me saltaban las lágrimas y todo de la risa!
En el viaje a mi madre se le rompió una de las jeringuillas de heparina que le pongo por la noche, así que nos fuimos a urgencias a ver si me daban una o me hacían una receta. Allá vamos Parrulín y yo a hacer el recado, el ambulatorio está en las afueras del pueblo, por lo visto nos acompañaba Murphy también, porque a mitad de camino, y sin paraguas, comienza a llover, pero llover como nunca. El pobre me preguntaba si no sería el diluvio de Noé. No había dónde guarecerse, no tenía sentido dar la vuelta pues nos mojaríamos igual, así que seguimos adelante. Justo antes de llegar, tachán! una zapatería, ví el cielo abierto. (Menos mal que no era una joyería, porque habría comprado algo igual) Una zapatería en mitad de la nada, baratísima, mira al menos le compro unas botas de chapotear. Entramos, nos peleamos porque las quería de Dora Exploradora, y termino convenciéndole para que compre unas de Mickey. Ya se puede meter en los charcos! Bien! Íbamos a salir pero la lluvia se había convertido en granizo! ¿Granizo en un puerto de mar? Pues sí, pues sí, estuvimos esperando a que escampara un buen rato. Lo curioso es que no hacía tanto frío, más curioso aún es que hacía sol a la vez! Increíble.
Total, que llegamos al ambulatorio, no había mucha gente pero donde “clasifican” a los pacientes como le he dicho a qué venía, nos cuelan bastante rápido. Un médico muy majo, jovencito, muy mono, no estaba mal el chico, pena que los rubitos no me van demasiado. Parrulín, a charlar con él, cómo no. “Pues mi papá también es medico, pero no ha podido venir porque tenía guardia” Ah, vaya, yo también estoy hoy de guardia. “¿Y has venido a Galicia en tren como nosotros? Porque no te he visto” No, yo es que vivo aquí. “Ah, bueno, bueno” En fin, que le cuento lo que pasa y me regala la jeringuilla. Además de guapete era muy amable.
El jueves fuimos a ver la procesión, de eso sí se acordaba del año pasado. La vemos pasar y el último, un policía. Parrulín que se acerca al poli “Y tú por qué vas el último?” Y el poli, casi ofendido, ja, ja, le dice que él no va con la procesión, que tiene que estar allí por seguridad. “¿Por si pasa algo malo?” Si, por si pasa algo malo. “¿Cómo que se caiga alguien?” Eh… si, eso es. El viernes y el sábado no hubo procesión porque llovía un poco. Pero cuando no hay procesión la gente de aquí como mucho dice Vaya, qué pena. No lloran ni nada. Contrasta ver los andaluces de la tele el disgusto que tienen, pobres.
El sábado fuimos a la punta del muelle, a ver los barcos, que le encantan, y nos encontramos con un trenecito turístico de esos típicos que mi santo llama un tren chu-chú, vete tú a saber por qué. Total, que Parrulín, como era previsible, quiere subir al tren, no hay nadie más, pero la chica nos da la vuelta correspondiente para nosotros solos, hasta le deja subir a la locomotora y tocar la campana. Estuvo divertido. A mí me daba cierta vergüenza ir en el tren chu-chú con todo el mundo mirándote. Pero Parrulín saludaba a tooodo el pueblo, y se reían y nos devolvían el saludo. Casualmente nos cruzamos con la abuela y en otro sitio con mi hermana. Claro está que los saludó con más efusión aún si cabe. Al final (y al principio) lo de la vergüenza es una tontería, si hay que hacerlo se hace y punto!
Aparte de eso, hemos comido estupendamente, los mayores, claro, porque Parrulín se negó terminantemente a comer cigalas ni centolla. El se lo pierde! Con lo de cocer la centolla flipaba el tío. Se la enseñamos viva (aunque siempre están un poco tontas, que si no, cualquiera la pilla) y aunque le molaba le daba bastante miedo, ja, ja, y cuando la metimos a bañar ya ni os cuento. Ahora la metemos en la olla a darse un baño calentito. “Muy caliente no, eh abuela? A ver si se va a quemar!” Ja, ja! El que come de escándalo de bien es mi sobri, igual la papilla o el potito no le hace mucha gracia, pero es ver a cualquier adulto comiendo algo y se pone a gritar para que se lo des, el pequeñajo sí que ha comido cigalas y centolla! Y pan, y sopa de fideos, y galletas, y croissants… Un lujo, vaya. Un lujo caro para cuando sea mayor.
Ha sido un buen viaje, la verdad, ha sido entrañable ver cómo la gente paraba a mi madre por la calle y le decía cosas realmente preciosas. Como todo el mundo se alegraba de verla, le daba ánimos, le decía que estaba muy guapa… Alguno la ha mirado raro, ha pasado de largo y luego se ha dado cuenta de quién era y ha vuelto a darla un abrazo. “Ay -iña, pero qué bien te veo!” Siempre la llaman con el -iña y me hace mucha gracia, es como muy tierno, muy de mi pueblo, como de cariño y de amistades que allí te conocen desde bien pequeña. Los pueblos, indudablemente, tienen sus cosas, sus rencillas particulares, sus chismorreos…, pero no hay nada como un pueblo, como tu pueblo, para sentirte arropada y querida.
Mamá de Parrulín y Parrulinchi.
Otro día más. Buen martes!
Sean buen@s y felices.

41 comentarios:

  1. Tienes razón en que los pueblos tienen alguna cosita buena como el sentirte arropado y alguna que otra mala jejeje...
    Ya me imagino a tu Parrulín interrogando al pobre Policía que no sabría donde meterse jejeje... como Parrulinchi se parezca a Parrulín vas a tirarte el día partiéndote de risa con sus salidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que va a ser peor aún, ja, ja! La que me espera!

      Eliminar
  2. Por favor lo de los chicos encantadores y las palomas se merece un monumento!!!!!!!jajaj El si que es un encanto!! y que me dices del primo aguanta que ya voy????jejej se puede ser mas mono??
    Genial el tren jaja a mi tambien me dan verguenza pero son graciosos y a la vista esta que parrulin disfruto del trayecto.
    "Muy caliente no eh? A ver si se va a quemar..." ay parrulin si tu supieras jejej
    Que bien que tu madre se sienta tan querida alli, es comprensible que se alegraran tanto de verla, seguro que estos dias le han venido genial y vuelve con energías renovadas. Os mereciais un viaje asi de familiar, me alegro que lo disfrutarais.

    Pd: Los andaluces llorones son unos exagerados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias corazón! Tengo un viaje pendiente para el 20. Pero el siguiente, a Almería!!!!

      Eliminar
  3. Ese es el encanto de los pueblos, sus chismorreos y su cariño.
    A ti también te gusta más ese otro Madrid, verdad?? Veo que habéis disfrutado y me alegro un montón por vosotros.
    Por cierto, es extraño que en puerto de mar granice?? Y que mientras salga el sol?? Ay, chica, que aquí se han juntado, la lluvia, el sol, el arco iris, todo junto!!
    Y yo también llamo a los trenecitos el tren chu-chú, pero no me preguntes por qué!
    Bienvenida a la rutina.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer tú es que estás mucho más arriba! Mi santo es de Huesca, igual también por ahí arriba se convierte en trenecito chu chu!

      Eliminar
  4. Joo que viaje tan bonito! os estaba imaginando (con caras imaginarias jajaja) y me ha parecido muy entrañable y que tu madre haya podido ir, un lujazo enorme, el año que viene ireis con un nuevo miembro, parrulinchi!! Me ha encantado lo de las gaviotas...y ya os imaginaba en el tren jajajaj un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún me queda el verano con bebé en la barriga!

      Eliminar
  5. Parrulin es único! Entre lo de: me gusta más este Madrid y que encanto los chicos de las gaviotas, y lo de primo allá voy... Jajajaja
    Ya veo que habéis disfrutado! Me alegro! Y me alegro también de que tú madre este tan bien!
    Este niño es muy cursi! Entre sus palabras y las botas de Dora la exploradora! Jajajaja ainnss es para comérselo! A ver si Beltrán me sale así!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, pero no le compres unas botas rosas! Ja, ja!

      Eliminar
  6. Pues ahora ya me queda claro que la tortura de la vuelta en autocar ha valido la pena. Qué gracia lo de "los tíos que ponen las gaviotas", jajajaja! Se le pasan unas cosas por la cabeza! Besotes!

    ResponderEliminar
  7. "“Primoooo, aguantaaa que ya voooy!" jaaaaaaaajajajajaja

    Casi escupo el té en el ordenador cuando leí lo de parrulin saludando a todo el pueblo desde el tren...

    Qué bonito lo que cuentas de compartir con la familia y la gente del pueblo... tengo muchas ganas de eso.. qué bueno que ya las abuelas vienen pronto!

    Un abrazo, como siempre, me alegras la tarde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué se imaginaría que le pasaba al primo? No sé.
      Gracias Vero, siempre tan amable. MUA!

      Eliminar
  8. Es que nada como volver a casa, sobre todo si esa casa está en un paraiso como nuestra Galicia, eh!! je, je.
    Tu Parrulín es un cachondo, tiene unas salidas de lo más divertidas, me han hecho sonreir sus perlitas. Que peligro tienen los niños y su sinceridad y curiosidad.
    Y caramba, me ha dado antojo de marisco al leerte, que ganitas de unos buenos persssssebes, je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Percebes hay en la plaza, pero como voy más abajo no acostumbramos a comerlos. A mi madre le encantan!

      Eliminar
  9. Cuanto me alegro!!! ya veo q has descansado :-)

    Me ha encantado sobre todo lo tierno de la gente preguntando a tu madre y tratándola con cariño. Yo siempre había vivido en una ciudad pero hace pocos años nos mudamos a un pueblito cercano, aunque haya crecido al estar cerca de la capital aún conserva ciertas cosas entrañables de pueblo y una de ellas es el cariño de la gente... si vieras lo pendientes q tengo a las viejillas del pueblo con mi embarazo :-) da gusto ir al súper o al parque y al cruzarte con alguna q te salude y te pregunte como te encuentras, si ya sabes si es niño o niña... pero no por cotilleo, sino con amabilidad. No sé, quizá a otras las molestaría, pero a mí me encanta, me hace sentirme querida, en la ciudad cada uno va a lo suyo. Creo q me estoy haciendo "de pueblo" ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sorprende no conocer ni al vecino del 4º y allí que te lleve 20 minutos ir a comprar el pan por la cantidad de gente que te para!

      Eliminar
  10. Parrulín es el Antonio Gala de Prescolar, ¡mira que es culto este niño!
    Muy mal por no dejarle comprar las botas de Dora jajaja Dora es para toda la familia xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parrulín, pobre, es un poco cursi. Vaya forma de expresarse!
      Dora pasa, pero botas rosas, ahí si que no paso! Ja, ja!

      Eliminar
  11. Este Parrulin no deja de sorprenderme. Que razon tiene, los chicos que han puesto las gaviotas son los mejores, la verdad es que las podian poner tambien en este Madrid.
    Y vaya suerte que tiene su primo, anda que no le cuida bien con el Primo alla voy!!!!
    Me alegro que lo hayais pasado tan bien, lo necesitabais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si decimos la verdad en el manzanares hay gaviotas, cosa que me sorprendió muchísimo la últma vez!

      Eliminar
  12. Sin duda fue un gran viaje..y por tanto, la vuelta en autobus mereció la pena!!! porque al leerte yo también me cansé, y todo con Parrulinchi en la pansa..eres una campeona!!! que pueblo tan precioso..y su gente..yo no conozco Galicia, es lo que tiene vivir en el Sur..que el Norte es mi asunto pendiente..me alegro de que disfrutarais tanto..un besote

    ResponderEliminar
  13. Lo de la lluvia con granizo fue el jueves por la tarde? :))) es que yo iba camino de casa de una amiga a tomar café y me sorprendió el granizo, y es lo que tú dices, había sol! Nosotros también nos dimos un paseo por el muelle el primer día que pasamos allí, que hacía un día precioso y muy primaveral, pero no llegamos a ir a la playa ni a subir al tren. Eso sí, el mercadillo no me lo perdí :). A mí me dejó KO la otitis y me tiré media semana casi sin salir, tiene narices.
    A mí también me ha pasado eso de que me pare la gente por la calle y se quede oiplática, en mi caso no voy tan a menudo y verme d repente con dos críos y uno en modo kanguro suele sorprender bastante.
    Qué pena haber estado tan cerca y no vernos, ays...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el jueves, si. Además de en la baldosa también te busqué en el mercado, ja, ja! No vi nadie porteando.

      Eliminar
  14. Este viaje ha debido ser un chute de adrenalina para tu madre, lo habrá disfrutado un monton... y tu viendola tan contenta...
    La verdad que el peque tiene salida para todo, es todo un campeon!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi madre le costó salir de casa, es verdad, pero luego fenomenal!

      Eliminar
  15. Que vacaciones más entrañables. Parrulín es una caja de sorpresas. Me parto. Y vaya milagro encontrar la zapatería jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena que no fuera una joyería, o una pulpería, o un sex shop, o un... ja, ja!

      Eliminar
  16. Pero qué cómico tu peque, le voy a hacer un club de fans :) ¿Qué tal con lo de la tripita? ¿estás mejor?
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. parrulin ya tiene club de fans, solo nos falta registralo, jajaj

      Eliminar
    2. Ja, ja, ja, mira Yaiza que se cela! Ja, ja, ja!
      Bueno, mejor, si, pero mejor cuando se lo comente a la gine el miercoles.

      Eliminar
    3. Jajaja, bueno, pues ya me diréis para apuntarme ;)

      Eliminar
    4. jajajajaj, pero que 2PUÑETITAS 2 eres parrulina, que no me celo, que sólo le informo que ya tiene muchas fans y si se podría registrar!
      malosa....:)

      Eliminar
  17. Qué bonito, la verdad es que se disfrutan mucho esos días de tranquilidad.
    Esas de "primo, aguanta que.." que soltó Parrulín son tronchantes; el mío mayor (3,5 años) ayer en la cocina ve a su hermana (1,5) intentando echarse leche y le dice:
    -Deja, que ya me encargo yo.
    Casi me meo.
    Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira qué lindo tu hijo mayor! Así da gusto!
      Un beso!

      Eliminar
  18. ayyy que listo es parrulin...."me gusta más este madrid que el otro" éste niño sabe mucho mucho, en verano se tiene que tirar alli unas semanitas.
    el tren chuchu es cosa de muchos...no me veas a mi dando vueltas por el zoo hace unas semanas con los dos niños (mi sobrina tb) y fue lo que más les gustó.
    Me alegro que lo pasarais muy bien, descansaras y disfrutarais tanto, no podía ser de otra forma.
    Lástima que no te cruzaras con Nereida.
    Besiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruzarnos debimos de cruzarnos, para la próxima a ver si hacemos una quedada de blogueras gallegas!

      Eliminar
  19. Que bien lo habeis pasado!! Coincido contigo.. no hay nada como tener un pueblo ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ciudad para vivir y un pueblo para descansar!

      Eliminar
  20. “Primoooo, aguantaaa que ya voooy!”

    !Pedazo de artista que está hecho este niño!

    Besotes.

    ResponderEliminar