miércoles, 28 de enero de 2015

Un sábado y dos parecidos muy razonables



El sábado al levantarnos me apresuré a vestir a los niños, estrenaban un jersey morado, cada uno en su talla, requetepreciosos estaban los dos a juego. Algo que no suelo hacer, más que nada porque no coincide, pero los vi en las rebajas, me cuadraban las tallas y el precio, y me encantaron. Cámara en mano, dispuesta a inmortalizar el momento, intento colocarlos a los dos, que no se mueva ninguno, que me miren, que sonrían… toda esa cantidad de cosas que tenemos que conseguir para que de veinte fotos que lances quede bien por lo menos una.

Parrulín tiene unos mofletes tipo Heidi, que yo achacaba al calorcito de la cama, del edredón, las dos mantas, el pijama manta y el radiador, que convierte su habitación en un horno. Últimamente se nos ha vuelto muy friolero el chiquitín y necesita, o dice que necesita, todo esto para dormir. Estábamos a punto de salir de casa para ir a clase de Astrofísica cuando se me ocurre comprobar si tiene fiebre. Dice que no le duele nada ni se encuentra mal pero para sorpresa de ambos resulta que tiene 38,5. Despierto a mi santo “Houston, tenemos un problema” y a pesar del disgusto del chiquillo que está empeñado en ir a clase, paracetamol, pijama y a la camita. Cambio de planes, cojo a la niña, a pesar del disgusto de dejar a su hermano en casa, y nos vamos al Corte Inglés a cambiar un regalo de Reyes mío que no se habían dado cuenta sus majestades que ya lo tenía. “Claro, mamá, es que los Reyes no abren los armarios!” Pues tienes razón, hijo, va a ser eso.

Corte Ingles de Callao, cambio una máquina de hacer cupcakes que ya tenía por un jersey y una camiseta de la planta joven. Yo con mis taitantos y me siento incapaz todavía de ir a la planta de mujer, cosas que pasan. Realizado el cambio estoy con Xoubiña en el carrito esperando el ascensor y se pone a mi lado otra chica con carrito. Un carrito muy moderno, es más corto que el mío, o es raro, no sé qué le pasa a este caro, es raro, muy moderno, y raro, muy raro.

Xoubiña se asoma al carrito moderno para ver al bebé. “Es un perrito!” me dice muerta de risa. Yo creo que la he entendido mal, pero lo repite, me asomo y sí, es un perrito. El ataque de risa de las dos es proporcional a las ganas que tiene la chica de contarme todas las características y ventajas de tener un carrito para un perro, me suelta un montón de información no solicitada. Era de Asturias, estaba de viaje en Madrid y claro, sin carrito para el perro no la dejarían entrar en el Corte Inglés, ni en los restaurantes, y no podía dejar al perrito solo en el hotel todo el día. Si lo miras así… “Y esto cuánto cuesta?” La pela es la pela. “Lo he encontrado en internet por 160” Y yo no sé si quedarme más asombrada por el perro o por el precio.

Llega el ascensor, está ocupado por tres chicos jóvenes con pinta de friki, con cariño a los frikis, que conste. Cómo se dice ahora? Nerd. Pues eso, tres chicos que al ver entrar dos carritos nos hacen sitio. Xoubiña, que no pierde una, les saluda efusivamente “Hola chicos qué tal?” Ay qué simpática, qué bonita la niña. Y se asoman a ver al otro. Uy, pero si es un perro, también tiene biberón? Y la chica se mosquea, y les pone cara rancia, con lo habladora que había sido conmigo! La chica se baja sin mediar palabra y entonces estallan las carcajadas, los Nerd, Xoubiña que no pierde una y yo, los cinco escacharrados de risa. Dice uno de ellos “Pues se parecía a la madre!” Jajajaja! Terminamos llorando de risa y no me fui a tomar unas cañas con ellos porque tenía que irme a casa, pero que conste que me lo propusieron de lo bien que lo pasamos en el ascensor. Ligué? Ligué!

Carrito, perrito en cuestión (que por cierto era igual que este, siento no tener foto de la chica para el parecido razonable) y enlace a una página que los vende, por si acaso alguien tiene la misma imperiosa necesidad que la chica asturiana. 

Telepienso

Tarde de sofá, manta y peli, con Parrulín malito y el frío que hacía en la calle es lo mejor que podemos hacer. Vemos una peli de la guerra de las galaxias, la primera cronológicamente, La amenaza fantasma. Era la primera vez que la veía, sabía que había espadas láser y creía que había fantasmas también, una buenísima combinación para un niño de seis años!

Observa fascinado al niño de la peli, Anakin Skywalker, Ani para los amigos, se siente identificado con el niño y me dice “Mamá, creo que me parezco mucho a este niño” Pues sí, cariño, la verdad es sí. Tenéis el mismo tipo, color y corte de pelo y esos ojazos grandes y expresivos, es verdad que te pareces mucho! Es difícil encontrar un parecido propio, no? Es más fácil identificar a otro, yo no he pensado en mi vida que me parezco a otra.


 “Mamá…” Ay, qué difícil es ver una película con este niño callado! Ay, qué difícil es en general que este niño esté callado! Dime cariño. “Que creo que me parezco mucho a este niño, porque también debe de ser superdotado” Ay pues eso no lo sé, cariño, pero para construir a C3PO y construir el podracer ese… debe de serlo, sí. “Mamá…” Uf! Dime cariño. “Que creo que me parezco mucho a este niño, que es muy valiente en la carrera, seguro que gana” Eh… mejor me callo, de valiente tiene poco el pobre, pero está bien que él sí se crea valiente, cómo quitarle la ilusión. “Mamá…” Ejem! Dimeee cariño. “Que creo que me parezco mucho a este niño, también me daría mucha pena despedirme de ti” Pues sí, mi amor, a mí también, pero sabe que va a estar mejor con los Jedi. “Mamá…” QUÉ! “Que creo que me parezco mucho a este niño…” Que sí, hijo, que sí. “Pero también hay una cosa en la que nos diferenciamos” En qué? “En que… él no está constipado!” Jajaja! Vale.

Es cierto que se parece bastante, sólo espero que no siga sus pasos hacia el lado oscuro! Eso no se lo he contado, es mejor que lo vaya descubriendo según vayamos viéndolas.

Mamá de Parrulín y de Xoubiña, que la fuerza os acompañe.
Otro día más.
Sean buen@s y felices.

17 comentarios:

  1. Esos carritos los ví yo hace bastantes años en Galicia, en un hotel..pero ahora los venden en El Corte Inglés. Yo paso de humanizar a mi perro y un carrito de esos no está ni estará en mis proyectos..pero es cierto que para ir de vacaciones con perro, los hoteles y apartamentos no nos lo ponen nada fácil. Vale que puedes, en algunos, meterlos en la habitación para dormir..pero si no los puedes dejar el resto del día en ninguna parte..qué haces? Y ahora en los bungalows de los camping también pasa..y la verdad..de tienda de campaña tengo pocas ganas de ir..con padres y perro jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues va a ser eso, que como no tengo perro, ni voy a hoteles, ni apartamentos, ni bungalows, ni campings... no tengo carrito!
      A galicia sí voy, mira qué casualidad! Jajajaja!
      Un beso, Cristina!

      Eliminar
  2. Jajaja aquí en ECI tienen de esos carritos y cuestan todos por ahí xDDD Son graciosos, yo pasearía a Ferny con uno :P

    Besos

    37+3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre puedes comprar uno gemelar... Jajajajajajaja!

      Eliminar
    2. No, mejor el bugaboo ese que se expande y se retrae..ferny cabe en el bolsito ese de al lado y si llevas a Timón..pues lo abres jajja...oye..y portabebés para perros? más cómodo, no?

      Eliminar
  3. Qué guapo que es Parrulin! =)
    y Xoubiña es lo máximo jaja ni yo a mis casi 30 entro a un ascensor y digo "hola chicos que tal" !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además de guapos son extremadamente sociables los dos! Jajaja!

      Eliminar
  4. Me parto con la señora del perro. Me gustaría ver a mis 2 bichos ahí subidos.

    Está mejor Parrulín? Besos!

    ResponderEliminar
  5. mis hijos también tienen un parecido razonable con los personajes de una peli. Son como los gremlins...les pierdes de vista un segundo y la lían parda....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío solía convertirse en el gremlin malo con el ventolín...

      Eliminar
  6. Bueno lo del carrito para perros es brutal, pero brutal... No lo había visto ni oido su existencia en mi vida. Un beso y espero que parrulín ya este mejor.

    ResponderEliminar
  7. Oye pues si que se parece!! Nunca lo hubiera imaginado y que gracia lo del constipado y lo de que los reyes no miran armarios, a quien se le ocurre mama de parrulin???
    Xoubiña es un amor, me la imagino partiendose de risa con lo del perro y muero de amor :) pues si que ligaste con los nerds, no es algo que se pueda decir siempre jeje
    Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Hace `poco vi un carrito de esos con perro incorporado y todavía me estoy preguntando que necesidad hay de llevar a un perro dentro del carro cuando se supone que el perro puede y debe ir andando.... en fin... nos creamos necesidades de lo más absurdas. un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus cadaunadas, que digo yo ;)
      Un beso!

      Eliminar