miércoles, 8 de abril de 2020

Perlitas de coronavirus


Parece que hace mil años que no cuento perlitas de mis niños! En confinamiento también tenemos, no os creáis que eso ha variado. Han evolucionado un poco, han crecido y ya tienen otra edad, pero nos seguimos divirtiendo con sus ocurrencias.

La pequeña Xoubiña y yo leemos juntas cada noche. Estamos leyendo el misterio del loro tartamudo, recordáis ese libro de nuestra infancia? Todos los libros de los tres investigadores son muy recomendables, este es quizá el más famoso. Es un poco avanzado para ella así que lo leemos juntas, cada una de punto a punto. Ponemos voces a los personajes (las de los loros son muy divertidas) y hacemos nuestras conjeturas sobre el misterio.


Desde hace unos días mientras leemos me huele. No es que me guste mucho que me huelan así, a propósito. Por qué me hueles, cariño? Es que me gusta mucho como hueles. Y a qué huelo? A calentito. Y muero de amor con ella.

Parrulín progresa adecuadamente con el Fornite, somos un poco histéricos con la privacidad (que nunca está de más) y hasta hace muy poco no le dejábamos hablar con desconocidos. Hemos tenido que abrir un poco la mano pero está muy aleccionado que no puede decir su nombre ni dar ningún tipo de dato personal. Ayer le oigo decir: Hola tío, hablas español? Ah, vale. Me puedes llamar Séneca. Séneca! Me parto de risa con el nombre que se ha buscado!


Uno de los primeros días de este confinamiento os hablaba de nuestros amigos los peces. Uno de ellos parecía que perseguía mucho a otro, Parrulín estaba preocupado y decidió meterlo en la paridera para protegerlo de este supuesto acoso. A los dos días veo la paridera vacía. Parrulín, que el pez se ha saltado el confinamiento! Xoubiña pregunta si hay policía para peces, Parrulín se ríe y no, no lo ha sacado él, habrá saltado fuera. Se me ocurre que quizá estaba deseando que lo persiguieran, igual está en celo. Los peces tienen celo? No tengo ni idea, búscalo en google. Ah, pues sí mamá, dice que los peces siempre están en celo, como los humanos. Perdona???? Mamá, tú estás siempre en celo? Eh… no. Y tú? Se ríe, a esta edad le da vergüenza este tipo de conversaciones por mucho que nosotros lo tratemos con naturalidad. Xoubiña dice Yo sé dónde está el celo, mamá, te lo doy? Eh… no gracias, amor, no nos hace falta ahora mismo. Parrulín y y nos reímos mucho.


Ayer al levantarse me dice Xoubiña Mamá, me suena que dijiste que la Semana Santa era por la muerte y resurrección de alguien, pero no recuerdo de quien era. De Jesús, cariño, el que nació en el portal de Belén en Navidad. Esa historia se la sabe mejor. Ah, vale. Yo es que en eso no creo nada, porque soy una científica! Jajajaja!

Con la esperanza de que mañana sea mejor que hoy, que el futuro esté cerca, que os encontréis bien, y que os llegue este gran abrazo virtual, os dejo. Cuidaos mucho!
Mamá de Parrulín y de Xoubiña.
Sean buen@s y felices.
Otro día más.

3 comentarios:

  1. jajajajajja
    veo que no han perdido nada de su esencia :) :) . Cuanto me alegro de que hayas vuelto , aunque la fuente de inspiración sea este confinamiento . Te leo cuando puedo aunque comente poco . Muackssss miña nena .

    ResponderEliminar
  2. Si es que da para mucho el confinamiento jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Qué gusto inmenso leerte después de tanto tiempo! Eres uno de los primeros blogs que leía cuando me estrené en la maternidad y mi hija pronto cumplirá 11 años... Deseo que estén bien siempre siempre! regresa por favor! con cariño desde Ecuador

    ResponderEliminar