miércoles, 12 de noviembre de 2014

Cuando mamá está malita



Llevo una semana terrible, con un dolor de muelas de esos que te quieres morir, con un flemón que me llega hasta el ojo, con unas dosis de medicación que no son ni medio normales, no las digo para no dar ideas pero basta con decir que me paso tres pueblos de lo recomendado.

Y Xoubiña me mira y me pregunta ¿Tenes triste? Y le digo que sí y me da un abrazo. Y me pregunta ¿Te duele boca? Si, cariño ¿Mucho? Si, cariño. Y me hace ea, ea, ea. Y yo, que sólo tengo ganas de llorar, la abrazo fuerte y deseo que se me pase con sus mimos.

Y Parrulín me pregunta ¿Te duele mucho? Si, cariño, una barbaridad. ¿Y por la noche lloras? Si, cariño, a ratos. Bueno, pues hoy duermo contigo para ver si lloras. Y sé que se siente vulnerable cuando a su madre le pasa algo, y que necesita estar a mi lado, y acepto dormir encajonada entre los dos y llevarle después en brazos a su cama.

Y no es nada grave, y no me pasa nada importante, y tiene solución que puede ser quitarla, o empastarla o lo que diga el dentista, que por cierto voy hoy. Pero me tiene desesperada. Es un dolor constante que sólo se me quita drogándome hasta las cejas, pero el alivio sólo me dura un par de horas. Llevo desde el jueves sin dormir más de dos horas seguidas, me despierta el dolor y me tengo que levantar a tomarme algo y esperar a que me haga efecto para poder volver a dormirme otro par de horas, todo esto si Xoubiña no pide teta por el medio.

Sigo trabajando, y hay ratos en los que me duele tanto que me voy al baño a llorar un ratito, y hay ratos en los que me ha hecho efecto alguna de las pastillas y me entra un sueño terrible de cansada que estoy.

Pero cuando mamá está malita no se puede quedar en la cama y taparse con una manta hasta la cabeza, y dormir hasta que se me pase, o llorar hasta que me duerma. Tengo que seguir levantándome a las seis, trabajar ocho horas seguidas malcomiendo delante del ordenador, salir corriendo para recoger a Xoubiña, esperar a que Parrulín termine la extraescolar de turno, recogerle a él, volver corriendo a casa, vigilar deberes y peleas mientras lleno el baño, preparar la cena, conseguir que cenen los dos, acostarlos y dormir con teta a Xoubiña antes de volver a levantarme para tomarme un último ibuprofeno con la esperanza de poder dormir al menos dos horas.

Y yo sólo quiero decir ¡¡¡Paren el mundo que me quiero bajar!!!


Mamá de Parrulín y de Xoubiña, malita y melodramática.
Otro día más.
Sean buen@s y felices.

16 comentarios:

  1. Pues vaya, mejórate pronto, guapa ;)

    Espero que pase pronto.

    26+3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que el antibiótico va funcionando, gracias!

      Eliminar
  2. Espero que el dentista haya solucionado el problema, mucho ánimo, el dolor es horroroso. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandado una... ortopantomografia! impronunciable!
      Un beso

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente. Hay momentos en los que te das cuenta que ponerse mala o sentir que ya no puedes más e sun lujo que no te puedes permitir por el bien de los que más quieres. Qué difícil...
    De verdad espero que el dentista te haya quitado ese horrible dolor. Ánimo y descansa todo lo que puedas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dentista me manda esperar pero el antibiotico ya va haciendo efecto...

      Eliminar
  4. El dolor de muelas es lo peor...te lo dice una q ha probado los 3 q se suponen q son insoportables, dolor de muelas, de oidos y el parto.
    Lo de q mamá no pueda permitirse el lujo ni de ponerse malita, también lo entiendo, espero q el dentista haya terminado con tu dolor.
    Un abrazo muy fuerte!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he tenido de oídos ni de parto, no puedo comparar.
      El dentista de momento me parece que va a terminar con mi paga extra, el resto está por ver.
      Gracias y un besito!

      Eliminar
  5. El dolor de muelas es insoportable! A mi me dieron ganas este verano de tirarme por la ventana!
    Espero que el dentista te solucione rápido.
    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi de darme cabezazos contra la pared.
      También lo espero, también.
      Un besito, cielo!

      Eliminar
  6. Buff... Menudo tute te metes cada día Parrulina...
    Cuando me pongo mala me acuerdo de cómo me mimaba mi madre, me hacía sopitas, me traía libros a la cama... Ahora te pones en pie como puedes y sigues adelante... No mola.
    Un beso y que te recuperes pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la falta de madre se acusa también, se acusa siempre pero cuando estás más vulnerable se acusa más todavía.
      Un beso, guapa!

      Eliminar
  7. UUUUF!! el dolor de muelas es el peor del mundo, capaz de volverte loca, lo sé, a mi el último tuvieron que tratármelo con neurolépticos y entiendo perfectamente tu desesperación... pero pasará, ojala que pronto. Eres una heroína ya veras como con tus superpoderes vences de nuevo al malo y sigues disfrutando de esas rutinas que cuando no estás bien son un lastre de siete toneladas.
    Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  8. Qué mal nena, espero que te recuperes pronto, par ami no hay nada peor que un flemón y no los quiero ni de lejos.

    ResponderEliminar