miércoles, 10 de diciembre de 2014

De Christmas, pavos y bilingüismo



Ayer estaba trabajando tranquilamente cuando me llegó un mail de Responsabilidad Corporativa de la empresa, una noticia esperada con ansiedad y nerviosismo por mi parte pero sobre todo por parte de Parrulín, los resultados del concurso de Christmas! Me llena de orgullo y satisfacción anunciar que el primer premio del concurso de Christmas en la categoría de infantil es para… Trrrrr… Trrrrr… Trrrrr… (son tambores) Trrrrr…  Trrrrr… Trrrrr… Parrulín!!!!! Tan ta ta chán! Jajajaja! Ay qué alegría me han dado, con la ilusión que nos hacía! El premio son cuatro entradas para la Warner (ya podía ser un aumento  de sueldo, pero no!), a él le hace mucha ilusión, a mí con tal de ganar el premio era lo de menos. Es una bobada pero estoy contentísima, y él también! Toda la mañana feliz, y no llamo al colegio para contárselo en persona al niño porque me parece excesivo, pero a punto estoy de las ganas que tengo de decírselo.

El viernes nos había llegado una circular del colegio de Parrulín, que se convierte en bilingüe, así, sin preliminares ni nada, con premeditación y alevosía, en secreto hasta que pudieran anunciar la notica. Me pilla de sorpresa. Pues… ole! Hasta ahora tenían cinco horas a la semana de inglés, una de ellas sólo de conversación, así lleva desde los tres años, además de los colores y algunos animales no sabe decirte ni el How are you, pero en fin,  aunque se niegue a ver a Bob Esponja en inglés supongo que algo le queda aunque no lo parezca. Y tengo que reconocer que si Bob Esponja es insufrible en inglés es peor todavía. Mi madre lo llamaba el estropajo, no le gustaba nada tampoco.  Pobrecita mía!

Pues bien, tutoría de bilingüismo a las 4:30, estupenda hora para asistir corriendo desde el curro y comiendo un bocata a toda prisa como los pavos. Hasta ahora las reuniones siempre habían sido sólo del B, que es el de Parrulín, pero en esta ocasión era para A y B a la vez. Nos explican que habían solicitado el bilingüismo esperando que tardaran un tiempo en concedérselo pero que ha sido inmediato y que lo van a empezar a aplicar en enero, que hay que cambiar los libros pero corre a cuenta del colegio y serán libros electrónicos. Que  no significa que los niños van a ser necesariamente bilingües, que conceden la etiqueta de “colegio bilingüe” si dan el 30% de las clases en inglés, o 30 horas al mes, o… bueno esto del 30 no me he enterado mucho, pero es igual. Cambian plástica y ciencias sociales, que se lo darán dos profesoras diferentes a la tutora porque son las que están habilitadas para el bilingüismo. Y al finalizar segundo de primaria se examinarán del Trinity. Pues genial, no? Lo hacen bilingüe y además no me cuesta un pavo. No es perfecto? Pues no.

Ante mi asombro de pavo recién comido empiezan a levantar la mano madres indignadas, casualmente todas del A, que no les parece bien. Este pavo recién comido no se queda con la boca abierta de asombro por si acaso se le escapa la comida. Que si habían elegido este cole precisamente por no ser bilingüe, que si con una hora diaria en inglés era suficiente, que si se iban a aprender los músculos en inglés no iban a saberlo en español, que si tres profesoras diferentes enseñando asignaturas diferentes con acentos diferentes iba a ser un caos para los niños, que si no puede ser el examen de Cambridge en lugar del Trinity…

Me satisface comprobar la paciencia y el saber estar de los profesores presentes en el aula, incluida una de ellas que admite no estar de acuerdo con el bilingüismo, pero que han ganado los que sí estaban de acuerdo y lo van a hacer lo mejor posible. Nos van a proporcionar las claves para entrar desde casa a los libros electrónicos, vamos a hacer una reunión dentro de un mes para hablar de cómo se están adaptando los niños y se hará una encuesta para ver si queremos que el examen sea de Cambridge o de Trinity. Hija, qué más quieres, que te lo están dando todo en bandeja! Entre refunfuños y protestas varias se termina la reunión. Agradecimientos también hubo, todos del B. Menos mal que estamos en B!

Parrulín tenía ayer una extraescolar para niños de altas capacidades y no sale hasta las 6:45, pero pregunto dónde dan esa extraescolar porque me muero de ganas de decirle que hemos ganado el concurso. Me acompaña una coordinadora de no sé qué del colegio que es la que no estaba de acuerdo con el bilingüismo. ¿Estás contenta con la extraescolar? Sí, es genial, es un niño de muy altas capacidades y va feliz al Inventa (así se llama) pero en el día a día lo único que hace es leer un libro cuando termina las tareas y eso es lo que no me parece bien. Ya, me dice, es que tu niño es demasiado, ya me lo ha comentado la Orientadora de estudios. Bien, me conocen como madre de niño de altas y conocen las características del niño profesoras que ni si quiera sé quiénes son pero nadie hace nada de la adaptación que me prometieron, ni tutora ni Orientadora. En fin, como no me puedo dar cabezazos contra un muro, o sí, pero me haría daño, voy a hablar con Parrulín.

Le encuentro en la puerta del laboratorio esperando a entrar mientras hace el cafre con sus amigos, tipo tirar la mochila por los aires y que rebote en la cabeza de alguno de ellos. Parrulín, ven aquí! Qué haces aquí mamá? Ven, respira hondo que te tengo que decir una cosa. El que respira hondo es el amigo que ha venido también al cotilleo. Que respires hondo, así como hace tu amigo (con retintín que el amigo no pilla) y lee esto.  Le doy el mail que comunicaba los ganadores en el que he subrayado y metido dentro de un círculo e incluso “fosforiteado” que el ganador era él, pero no se entera. Al final se lo tengo que decir yo. Que hemos ganado el concurso de Christmas!

Nos abrazamos, nos reímos, bailamos de alegría, nos resbalamos, nos caemos al suelo en mitad del pasillo, en plena euforia y locura colectiva por la noticia. Colectiva porque incluye madre, hijo, amigo cotilla y amigos adyacentes que sin saber de qué va el asunto se apuntan a un bombardeo. Me puedo llevar el mail? Sí, mi amor, haz con él lo que quieras. Y se va corriendo. Misión cumplida, me voy corriendo yo también que tengo otra tutoría pero en la guardería, luego vuelvo a recogerle cuando acabe la extraescolar. Saliendo me encuentro con otra madre y le cuento que estamos muy contentos porque hemos ganado el concurso de Christmas. Ah, me dice, yo me estaba preguntando si siempre serías igual de efusiva con tu hijo. Pues sí, le contesto, y me piro corriendo a la guardería.

Mamá de Parrulín y de Xoubiña, efusiva, pavo y co-ganadora del concurso de Christmas.
Otro día más.
Sean buen@s y felices.

13 comentarios:

  1. Jaja me parto con la firma!!!
    Y lo flipo, con esas madres que no quieren que sus hijos aprendan inglés!
    En fin, disfrutad de la warner (nuero de envidia)
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay hija, la warner, qué decepción, que no puedo disfrutar las entradas hasta marzo!
      Un beso grande, grande!

      Eliminar
  2. que bien que hayais ganado el concurso!!!
    en los coles siempre hay gente para todo...
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mundo en general hay gente para todo, sí.
      Un beso!

      Eliminar
  3. enhorabuena, me alegro mucho. Un beso y a disfrutar del premio. Nuestro cole es bilingüe y también hay quejas por todo. En fin suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sumamos el miedo a los cambios con el afán de protestar por todo, sale esta mezcla rara.
      Un beso!

      Eliminar
  4. ¡Enhorabuena, vaya guay!

    Jajaja me parto con el amigo cotilla y vosotros por los suelos :D

    Vaya con las madres puntillosas, les parece mal desde que sean bilingües hasta que seas efusiva, ¡vaya piezas de museo!

    Besos

    30+4

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji! Al antropológico las mandamos!
      30+4 besos para tí

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno!! Felicidades por ese Christma ganador, ¡que ilusión! :)

    Lo del cambio al bilingüismo a mitad de curso, me ha sorprendido bastante la verdad. Yo he trabajado años en un instituto bilingüe y elegí el cole de mis hijos no bilingüe a conciencia, si me dicen que en enero lo cambian monto en cólera bichera.
    ¡Suerte! y un besote

    ResponderEliminar
  7. ay bollo, yo les ponía clan en versión original hasta que los vi a los tres como gilis viendo doraemon en japonés y tan frescos...ni darse cuenta de que no era inglés...
    Enhorabuena por ese premio y Ah, otra cosita, en el cole de mis hijos la clase guay es la A, jajjajjjajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le cambio el idioma y no se entera que se lo he cambiado, Bob Esponja se mueve igual de deprisa y ya está.
      Los del A siempre han sido insufribles, de toda la vida, a ver si por el Sur es al revés...
      Un beso!!!

      Eliminar