lunes, 29 de diciembre de 2014

El fantasma de las Navidades futuras



Ha venido el fantasma de las Navidades futuras, al más puro estilo Dickens. Esta noche ha venido a visitarme el fantasma, el último de los tres. Es una sombra oscura que no habla, sólo muestra imágenes del futuro. Al contrario del que visitó a Scrooge no viene a revelarme mi muerte, sólo viene a mostrarme el futuro que me gustaría construir, las navidades que desearía que se hicieran realidad, la vejez acompañada de mis seres queridos.

Me ha enseñado una gran mesa de Navidad, una abuela mayor, de pelo cano y gran sonrisa, preside la mesa, al otro lado el abuelo refunfuña con cariño por algún motivo. A su alrededor sus hermanos, sobrinos, hijos y nietos, todos reunidos en torno al hogar, al calor de la familia. Se puede ver el amor, la armonía, la complicidad entre todos ellos. No hay gritos ni discusiones.

Parrulín ha crecido, se ha convertido en el hombre que yo pensaba, un buen esposo y un excelente padre, tiene tres niños pequeños y rubios que llenan la casa de gritos y alegrías. Su mujer, a su lado, le dedica miradas cariñosas que él sabe corresponder con un amor de esos que se demuestran en cada gesto, en cada detalle. Me siento orgullosa del hombre que es y de la familia que ha formado.

Xoubiña se ha convertido en una mujer adorable, tiene una niña pequeña y en unos meses dará a luz a dos gemelos que vendrán a colmar su felicidad. Su marido cuida de ella, casi con devoción, la ternura con la que acaricia su barriga me conmueve. Me siento feliz de saber que ha logrado tener todo aquello que deseaba, que sus sueños se han cumplido. Su felicidad es la mía.

Mi hermana mayor, con su marido, su hijo y su nieta, también nos acompañan, mi hermano pequeño tampoco podía faltar una noche como esta, ha venido con su familia desde muy lejos para celebrar este día con nosotros. Estamos los tres juntos y unidos, como hermanos que somos, como familia que somos.

Los cimientos de una familia que ha sido reconstruida, ya no hay dolor en las esquinas, la habitación está llena, en la chimenea crepita el fuego, el olor a leña flota en el vacío, los abrazos se repiten, los seres queridos se añoran con cariño y… suenan los relojes.

Me despierto en mi cama, prefiero seguir soñando. Soñando con un mundo mejor, con almohadas sin lágrimas, con corazones henchidos, cicatrices curadas y las heridas cada vez más leves. Ojalá ese futuro se haga realidad.

Hoy he visto una mujer que se empeña en mantener la magia, la ilusión y el amor, que se empeña en reunir a la familia en torno a su mesa. He visto a una mujer que ha olvidado ya la prisa que acelera, el insomnio que empobrece, el miedo que atenaza, la pena que escuece y la soledad que duele.

Mamá de Parrulín y de Xoubiña
Otro día más.
Sean buen@s y felices.

10 comentarios:

  1. Sería un futuro perfecto :) El que vosotros os merecéis.

    Besos

    33+1

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu recorrido por la vida. un pasaxo cargado de nostalgia, de buenos recuerdos, de felicidad. Un presente complicado a veces, mezclado con esa tristeza inevitable y haciendo lo posible porque en el futuo tus peques puedan recordar su pasado tan bonito como el tuyo. Y un futuro esperanzador que no me cabe duda que se hara realidad. Un abrazo fuerte cariño
    PD: que bien escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien lees Rocio! Jajajaja!
      Un beso, reina, feliz 2015!

      Eliminar
  3. Me encogió el corazón tu post anterior...tanta tristeza...tanto dolor... pero me ha alegrado mucho este último, ¿dónde hay q apuntarse para unas navidades así? tu sueño es el mío también, una gran mesa con toda mi gente alrededor, con mis hijos y mis nietos.
    Te deseo q el año q está a punto de empezar traiga calma y alegría a tu corazón.
    Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las ganas que tengo yo de ser abuela! Jajajaja!
      Un abrazo, Chitin, mis mejores deseos para tí tambien.

      Eliminar
  4. Proyectar un futuro tan maravilloso seguro que ayuda a que se haga realidad. Construimos nuestros sueños día a día, y estoy convencida de que paulatinamente la tristeza se difuminará, y podrás recordar sin que duela.
    Un abrazo corazón.

    ResponderEliminar
  5. Ya sabes cual es tu meta!! Solo falta trazar el camino...

    Muxus

    Amaya y su libreta

    ResponderEliminar