jueves, 17 de mayo de 2012

La mamá botijo


Erase una vez una mamá botijo. Sucedió ayer, sin previo aviso, empezó a hincharse e hincharse y en botijo se quedó.
Soy una mujer bajita, un poco paticorta (por parte de padre), con algún kilo de más (por parte de padre también), y con una espléndida barriga de seis meses (por parte de padre también, pero del padre de la criatura), por lo que el parecido con un botijo ya estaba cercano, aunque no era tan evidente, era más… cómo decirlo… tirando a percebe.
Ayer era el día de la auditoría en mi empresa, había dormido mal y estaba nerviosa. Parrulinchi compartía conmigo el nerviosismo y no paraba quieta, no le gustaba nada que me sentara y me daba cabezazos visibles incluso desde fuera. Mola eso de ver cómo se mueve la barriga desde fuera, tipo alien. Hay ocasiones en las que una buena presencia suma puntos de partida, o eso creo yo, así que me había cortado el pelo, estrenaba vestido y mi confianza también estaba con varios puntos de partida. Tanto, que decidí ponerme unas sandalias de verano de tacón. Ese fue el primero de mis problemas, culpa mía, el resto fueron totalmente involuntarios. Juro que el año pasado esas sandalias eran comodísimas!
Los auditores llegarían a la 1, unos minutos antes me estaba haciendo pis, voy al baño y me fijo lo hinchados que tengo los pies, me molestan las sandalias. 1:15 no han llegado todavía, me estoy haciendo pis, otra vez, voy al baño y me fijo que siguen hinchándose mis pies, me hacen bastante daño las sandalias. Entre el embarazo y los nervios me veo pasando la auditoría en el baño. Los auditores llegaron con 25 minutos de retraso. Y… en fin, que ya pasó, que es lo importante. Parrulinchi quiere intervenir en la auditoría, no para quieta un segundo, algún respingón producido por una patada más fuerte de lo normal, que gracias a Dios pasa desapercibido, o eso creo. Al menos nadie me miró raro, o eso creo.
Al terminar voy al baño otra vez, vuelvo coja. Soy una mujer con pies de botijo. Tengo ampollas en los pies y me pongo cuatro tiritas en diferentes dedos. Siguen creciendo mis pies. Me molesta la alianza, se me están hinchando las manos. Ay Dios mío, la que me espera! Pero si el calor africano era la semana pasada! Hace calor, pero no es una cosa insoportable. Y aún tiene que hacer más calor! Y aún me quedan tres meses!
Llegan las cuatro, hora de irme. La mujer con pies de botijo casi no puede andar. Tengo dos opciones, o comprarme unas sandalias cerca del curro o comprarlas cerca del cole. Tengo que recoger a Parrulín y no puedo andar, tengo que subir un piso y medio para recogerle y no podría subir ni un escalón. Hay un chino providencial enfrente del cole, qué sería de mi vida sin los chinos que de tantos apuros me han sacado! No puedo ni quitarme las sandalias de lo hinchados que están, se me han incrustado dentro del pie, mis pies se salen por los lados. Desincrusto y me pruebo un número más que el mío, mis pies todavía se salen por los lados, me pruebo otro número más. Bueno… más o menos sirve. Le digo a la china que me las llevo puestas. Queda raro porque se ven las incrustaciones de las sandalias anteriores, aún no ando muy cómoda pero va mejorando la cosa.
Recojo a Parrulín, vamos a casa de la abuela. Por el camino se enfada porque quiere chuches. Pretende negociar que va a ser bueno. Eso no se negocia, vas a ser bueno porque eres un niño muy bueno, hoy no hay chuches porque es miércoles, ya lo sabes. Parrulín enfadadísimo. Me paro a ver una zapatería, sólo por mirar y porque intuyo que las que me he comprado, por 8€, tendrán poca duración. Como Parrulín está muy enfadado por las chuches me dice “Pues ahora yo no te dejo comprar estas sandalias tan bonitas!” Señala unas llenas de brillantes y de cosas raras y yo respiro aliviada. De acuerdo, cariño, porque son horrorosas. “Pues ahora te las compras!” No cariño, son horrorosas. “Que si, que quiero que te las compres!” Es que no tengo dinero, amor. “Pues… las robamos!” Cómo dices???
Llegamos a casa de la abuela, como, y duermo una poca siesta en el sofá. Cuando me despierto mis pies siguen terribles, pero como tengo sandalias nuevas… Aunque aún se nota la incrustación previa. Nos vamos a casa que tenemos que pasar por el super.
La madre con pies de botijo decide irse en metro. Entra una señora mayor. Parrulín, pregúntale a esa señora si se quiere sentar. La señora camina por el vagón y Parrulín va detrás, cuando la alcanza le pregunta si se quiere sentar, la señora dice que sí, y Parrulín se dirige al joven más cercano y le dice “Deja sentarse a la señora que tú eres joven y sano!” Tierra trágame! Eso es lo que yo le digo a él! Los pasajeros muertos de risa, el joven y sano también. Y Parrulín vuelve más que contento a su sitio, bien sentadito. Me muero de vergüenza, pero pienso que es una buena perlita para el blog y eso me consuela. Qué coño, vergüenza la que debería darle al joven y sano, no?
La madre con pies de botijo hace la compra, pero por no subir a buscar el carro se hace la dura y coge cuatro bolsas a pulso. Menos mal que está enfrente! Cuando me agacho a coger las bolsas me da un tirón de esos que se sube un dedo del pie para arriba. Ay cómo duele eso! Qué tenía que hacer? Subirlo o bajarlo? Ay que nunca me acuerdo! Esto son las consecuencias de los nervios de la mañana.
Me podría pasar algo más? Estoy enfrente de casa, creo que no, que arrastrándome conseguiré llegar. La madre con pies de botijo, un tirón en el pie, y cuatro bolsas de compra consigue llegar a casa. Mierda! No funciona el ascensor! Mejor me voy a sentar en las escaleras a llorar un ratito. Parrulín me mira raro. “¿Por qué lloras mamá?” No pasa nada, cariño, es que estoy muy cansada, enseguida se me pasa. “Mamá, ya somos mayores, por eso no se llora.” Pues tienes razón, mi amor. Esto de ser mayores es una mierda, yo quiero montar un numerito y que me lleven en brazos, me preparen un bañito, me hagan la cena, y me dejen en la camita con muchos mimos y abrazos.
Entra un vecino. No funciona el ascensor? Pues no, ya ves. Se habrá quedado mal cerrada la puerta. Seguramente. Subo y si lo encuentro te lo mando. Muchas gracias, muy amable. Cruzo los dedos hasta que oigo que se pone en marcha. Bendito vecino! Hogar dulce hogar! Preparo el baño, meto a Parrulín en el baño, vaaale con calcetines, lo que tu quieras, hijo, por no discutir, no tengo fuerzas. Cena facilona, salchichas, lavar los dientes, leer un cuento, demás parafernalias hasta que se duerma, sacar la ropa de la lavadora (que no lo hice ayer), ponerle la funda al edredón (que tampoco lo hice ayer) y a la cama, antes de las 10.
Llega mi santo ¿cómo estás en la cama? Porque tengo los pies de botijo. Cuándo tienes gine? El lunes. Díselo. Claro, pero veo chiribitas cuando me levanto rápido, sé que no es de tensión alta. Te va a decir que suprimas la sal. Vaya! Bueno, si no hay más remedio… Y que te pongas unas medias de compresión. Si hombre, pues ya lo que me faltaba, no? Y que tienes que beber más agua! Si es que a mí el agua no me gusta, prefiero un tequila, un orujo o un gin tonic que total, son del mismo color…
Cariño… Dime. Que me ha dado un tirón en un dedo del pie y se me repite a menudo. Qué tenía que hacer? Subirlo o bajarlo? Subirlo. Vale. O dijo bajarlo? Ya no me acuerdo. Eso es por los nervios que has pasado con la auditoría, mañana descansa un poco en casa de tu madre.
Cariño… Dime. Mañana tengo que llevar a Parrulín a la revisión del otorrino por la operación. Vale, dile que sigue un poco gangoso y que no sabemos si oye bien. Gangoso sólo si habla lloriqueando, y oir... yo creo que es que pasa de nosotros. Vaale.
Cariño… Dime. Que me he tenido que quitar la alianza, que no me cabe. Bueno mujer, no importa. ¿Sabes qué he estado pensando? Sorpréndeme. Que la niña y tú necesitáis un aire acondicionado, lo compraremos en unos días, qué te parece? Que eres un santo, cariño. Y me duermo soñando con botijos y aires acondicionados.
Mamá de Parrulín y Parrulinchi.
Otro día más. Buen jueves!
Sean buen@s y felices.

60 comentarios:

  1. puf¡¡esos pies de botijo suenan super incomodos¡¡descansa¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo descansaría más, pero entre unas cosas y otras...

      Eliminar
  2. Alaaa que no me había acordado de preguntarte ayer por la auditoría!!Joo que desastre. Veo que no fue mal bueno salvo por lo del botijo jeje pobre!!! Que dolor de pies solo de imaginarte. Me encanta parrulin intentando amenazarte con comprarte (o no) las sandalias... aunque eso de robar no le pega nada, con lo bueno que es el!!!
    jajaja al joven y sano si que debería darle verguenza de seguir sentado... la señora mayor se partiría de risa

    Lo del tiron hija lo que te faltaba... que agobio de dia!!! y encima el ascensor... vamos que tus lagrimas son super merecidas :( yo tambien lo hubiera hecho. Menos mal que llegó tu santo para librarte de tantas cuestiones existenciales y sobre todo para lo del aire acondicionado :) BEsitos guapa, espero que hooy estes mas descansada y que tus pies hayan vuelto a su tamaño habitual. Muakkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos volviendo a la normalidad, hace menos calor y nunca mais me pondré tacones! Ja, ja!
      Lo de robar... espera a que escriba la entrada de hoy.

      Eliminar
  3. Pues sin estar embarazada comparto tu dolor de pies que se me ha ocurrido hoy ponerme sandalias y lo estoy pagando!
    Que rollo lo de las auditorias, nosotros la tenemos la semana que viene!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pásate al zapato plano, pero ya!
      Y mucha suerte con tu auditoría!

      Eliminar
  4. A mi me pasa mogollón eso de los dedos de los pies, uf, como duele!! Y te tira para arriba, jajaja!
    Vaya tela de día, la auditoria, las sandalias, tu parrullín que ahora le da por robar sandalias. Yo lo hubiera dejado todo, y me hubiera ido derecha a casa, ni super ni gaitas! Y también me hubiera echado a llorar!
    Pero dile a parrullín, que los mayores también lloramos!
    Y qué bien terminó tu día con esa promesa de aire acondicionado, viva el amor!!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidará para la próxima si es para arriba o para abajo, seguro.
      La idea del aire... he descubierto que es de mis suegros, pero bueno, vale igual.
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Ayyy qué dolor de pies me ha entrado mientras te leía. Pobriña mía. Un besito a 18º para refrescarte.

    ResponderEliminar
  6. Ay yo me cansé contigo llevando la compra ]:

    Yo siento que a las mujeres se nos va la mitad de la vida cargando sacos del mercado de aquí para allá...

    Lo de parrulín y el joven sano... qué te puedo decir? verguenza? tienes que estar orgullosa! el mundo necesita más Parrulines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa fue mia por no subir a por el carro, pero pensé que subir sólo para eso no merecía la pena! Si la hago un sábado sí cojo el carro.
      Hay que educar a los niños desde pequeños a ceder el asiento y a otras muchas cosas.

      Eliminar
  7. jejejeje ¡¡¡Pues robamos las zapatillas !!!! jejejejeje.
    me encantan las salidas de este pequeño.

    espero q cuando leas esto estés mejor.

    ¿q dijo el médico de la revisión de Parrulín?

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El robo trajo cola, ahora os lo cuento. La revisión bien, gracias!

      Eliminar
  8. Pobre Parrulina! Venga que no te queda nada! Ánimo :)
    lo de beber agua no se yo eh! Porque con el calor retienes líquidos...

    Muchas gracias por darme la página web de ropita
    Y muchísimos besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que bebo poco, si bebiera más mearía más.
      La ropa es por la tontería de poder ir tú igual también!
      Un beso!

      Eliminar
  9. Pobre mía!!!! y con el calor por llegar...pero bueno, seguro q ha sido una mala combinación de tacones y nervios porla auditoría. Yo un día también se me ocurrióponerme unas botas de tacón y estuve malísima...así q ya sbes, nada, zapato planito.

    Cuidate mucho y descansa el finde!

    ResponderEliminar
  10. Siempre me río con las perlitas de Parrulín, pero esta es insuperable! jajajajaja. Te iba a comentar que le dijeras lo del hinchazón a la gine pero tu maridín se me adelantó, qué bien tener a un médico en casa!.

    La mayoría de embarazadas cuando el bebé es una niña se hinchan mucho, incluso la cara o la nariz se ven hinchadas. Espero que sea solo eso y que la revisión de Parrulín vaya bien! :)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que las abuelas que es porque las niñas le roban la belleza a las madres! Ja,ja!
      Un beso.
      PD Te contesté al mail!

      Eliminar
  11. yo quiero un parrulin para el metro, por favorrrr
    Como van esos pies ? lo que te espera en verano, pobriña, con lo duro que es el verano madrileño.

    Aprovecha lo del aire y ponlo rápido , no vaya a cambiar el santo de opinión!!!Nosotros aquí lo pusimos al verano siguiente de estar yo aqui porque justo el año que llegué fue el verano más caluroso de todos los tiempos ..casi me mueroooo (soy de tensión baja y no podía con el culo..ni el resto del cuerpo).Dije que no aguantaba otro verano asi y dos aires en casita, jjejjej

    besiños linda (aunque te veas un botijo lindo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea del aire por lo visto fue de mi suegra! Nos aprovecharemos!
      Un besiño de vuelta!

      Eliminar
  12. Doy fé que de botijo no tienes nada!! Bueno si... la frescura, jejejeje
    ASí que como mucho mucho imaginarte hinchada te veo medio cantimplora ;oD

    Me meo con tu Parrulín.... ¿¿las robamos?? jajjajaja

    ResponderEliminar
  13. Pobre parrulina, espero que hoy estes mucho mejor y al menos un poco mas deshinchada!! yo nose ningun truco para la deshinchazon...agua fria de la ducha en las manos y pies...pero vamos igual me lo invento! jaja anda parrulin que quiere robar ya! jajaj un besoooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El agua fría si va bien, pero vamos, que es un rato y luego vuelve. Buuu.

      Eliminar
  14. Siento comunicarte que Parrulín va a ser político xD

    Todo eso es por el calor, y recién empieza. ¡Paciencia y ropa fresquita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene labia, tiene morro, tiene don de gentes, alma de pirata y no tiene verguenza. Definitivamente sí, Eva, con todo el dolor de mi corazón te doy la razón.

      Eliminar
  15. Madre mia, que dia tan completito!
    Espero que hayas descansado.
    El padre un santo con una idea genial... Y fresquita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea en realidad fue de mi suegra, creo, yo esperaré hasta verlo puesto y funcionando para creerlo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Ains.. pobrecita la mama de parrulin y parrulinchi!! Ya son seis meses.. dios el tiempo vuela!!
    Que rollo eso de que se hinchen los pies... a mi tambien me paso.. pero ya mas hacia el final, claro que con estos calores... animo!!
    Parrulin y su lo robamos jajaja.
    besos.

    ResponderEliminar
  17. Mira, pues por situaciones como esas no echo nada de menos el embarazo, yo me pegué todo el verano asi, cuando dí a luz tiré a la basura las unicas bailarinas que me servían, las llegué a aborrecer por que era lo unico que me podía poner con los pies como botijo.

    Casi me parto la caja con las cosas de purrulin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no recuerdo nada de eso con Parrulín. Qué raro.
      Un beso!

      Eliminar
  18. Espero que tus pies mejoren, qué rollo.
    Por cierto, lo del metro... tu hijo es mi ídolo!
    Gracias por sacarme siempre una sonrisa.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por decírmelo. Poca gente da las gracias en esta vida y es una bonita palabra.
      Un beso!

      Eliminar
  19. Aixxx, será que a estas horas estoy que no me siento las piernas del cansancio que llevo acumulado, pero leer tus aventuras imaginando la barrigota...arrrggg! Eres una campeona, con auditoría y todo! Ánimos, que con ese aire acondicionado vas a estar en la gloria! Muas!

    ResponderEliminar
  20. Ya tu embarazo va que vuela!! Para los pies de botijo, usa en el trabajo (escondida en tu escritorio aunque sea) unas pantuflas, yo conseguí unas que parecen unas ballerinas de telita negra y me salvaron mil. Acá usamos un alcohol alcanforado que desinflama delicioso los pies!! Si no consigues te compras un alcohol simple de fricciones y le metes dos pastillas de alcanfor... te juro que eso me ha salvado la vida, igual que mezclar una botella de cuarto de ron con clavo de olor y flor de jamaica, que te sirve para frotarte los pies por las noches.

    Tu parrulín me sorprende cada día! No me lo prestas para que le enseñe a los jovenes de mi país a dar su lugar en el bus y en el tren, ya hubiera tenido yo ese valor para pedir campo... de las de coleras que me hubiera ahorrado!! Y me encanta que sea tan fresco y relajado de la vida, nada lo estresa :-)

    Ojalá sigas mejor de tus pies, mereces que te consientan con el aire, con el elevador y todo lo demás, que sos un palo de madre que hace hasta la compra sola!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probaré lo del alcohol, porque si es de ron... igual me lo bebo! Ja, ja!
      Hago la compra porque no tengo más remedio, que mi santo no llega hasta lanoche, que si no...

      Eliminar
  21. Menudo diita. Si es que no te ha faltao de nada. Nervios, risas, dolor, llorera... lágrimas mega merecidas. Porque hay días que una las necesita, eh? Y ese era un buen día, además el cuerpo es sabio, debió decidir expulsar hinchazón en forma de lágrimas y por los ojos (sé que están lejos de los pies, pero...)
    Por cierto, me meo con Parrulin. Les alegro el trayecto a todos los pasajeros. Y tu recordarás el día que lo dijo siempre, y te olvidarás de los pies de botijo que tenías en ese momento.

    Besos (disfruta de aire acondicionado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pienso que los nervios me hicieron hincharme, cada uno reacciona de una manera, no? Raro si es, desde luego, pero ya pasó.
      Mil gracias guapa!

      Eliminar
  22. Vaya día...y es que trabajar, una barriga de seis meses, los nervios, ocuparse de la casa y sumarle a Parrulin...es mucha tela!ay, yo con Cayetana, como Ignacio era tan pequeño..(aprendió a andar solo dos semanas antes de que naciera su hermana) también tuve muchos días de esos de me pongo a llorar porque se me ha cogido la ciática haciéndole la cena a Ignacio y no puedo andar....Mucho ánimo guapa, que todo al final tiene una recompensa maravillosa! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llorar descarga el cuerpo y la mente, no es que sea una llorona, pero unas lágrimas a tiempo no le vienen mal a nadie!
      Muchos besos.

      Eliminar
  23. Buf, yo de hinchazones se un rato,lo pasé fatal, se me hincharon los pies, las manos.... no podía pagar con tarjeta porque no podia coger un boli, me tuve que comprar 2 numeros mas de sandalias y unas que solo eran una tirita de esas de meter el dedo. Era horrible, daba miedo verme. Pero si te sirve de consuelo nunca me tuve que poner medias de compresion. A mi hasta me hicieron pruebas de orina por la retencion tan brutal de liquido que tenia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tuyo es que es un poco de peli de terror!
      Hasta ahí no llego, gracias a Dios.
      Un beso guapa!

      Eliminar
  24. Ay tía, si es que ha entrado el calor de sopetón....ni ola africana ni hostias......que el mundo se ha vuelto loco!!!

    Cuando tus pies vuelvan a la normalidad, cuando tengas a tu bebota en los brazos y mires las sandalias de los chinos de 8 euros, dos números más grandes....sonreirás!!! Aunque las hayas pasado putas!!!

    Me parto con tu santo.......pon un aire acondicionado en tu vida!!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que duren tanto, que son de los chinos! Ja, ja!
      Pero me acordaré de la vez que compré un nº39!
      Un beso, guapetona!

      Eliminar
  25. Sandalias de tacón!!! Xddd pero como se te ocurre. Yo no me las pongo y no estoy embarazada. A partir de ahora comodidad absoluta que con panza de 6 meses no estas para estilismos sofisticados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca mais, prometido! Ja, ja!
      Era por subir la autoestima un poco, fue mala idea.

      Eliminar
  26. Oye, pues el santo no ha tenido mala idea, no??? En fin, ya nos dirás si ayuda, y piensa que no te queda tanto para ese tequila :-) Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea era de mi suegra, por lo visto, ja, ja!
      Hasta que no lo compre, lo instalemos, y lo vea funcionando no me lo creo mucho! Ya os contaré.
      Un beso!

      Eliminar
  27. Yo en mi primer embarazo que salía de cuentas a primeros de julio, se me hincharon los pies a mitades e mayo y estuve así hasta que nació el peque. Las manos también se hinchaban un poco pero poca cosa, pero los pies parecían de elefante, me levantaba con ellos hinchados y conforme pasaba el día iban creciendo más y más. Me daba hasta vergüenza que se me vieran y sólo me ponía pantalones y vestidos largos, nada de faldas más cortas o bermudas.
    Eso sí, en cuanto di a luz volvieron a su tamaño habitual.
    Y eso, nada de sal, mucha agua y poner los pies en alto siempre que puedas. Yo no usé medias de compresión, bastante calor tenís ya como para encima ponerme medias, pero conozco a gente que las ha usado y dicen que les iban fenomenal, eso sí, hay que ponérselas nada más levantarse de la cama porque luego ya cuando los pies se empiezan a hinchar ya no debe haber forma de meterlas. Una compañera mía se las ponía aún estando tubada en la cama y luego ya se levantaba.
    En el segundo embarazo, como el peque nació en abril y todavía no hacía calor no se me hincharon ni un solo día

    Uff, vaya sermón te ha soltado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana, la verdad que espero no tener que llegar a tanto! Ya hace mejor tiempo.
      Un beso!

      Eliminar
  28. jajajajajajajaj me ha encantado, qué bien contado todo...me imaginaba tus marcas y he sufrido contigo cariño, aunque ya sabía que andabas así......pero leerlo tan al detalle....
    y el cachondo del parrulín: pues lo robamos.....
    y tú no te descojonas? a mi me dice eso cocoliso y me parto......
    y tu hombre....un buen tío, lo del aire acondicionado cojonudo.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, te descojonas por dentro, pero luego te imaginas que se le va torciendo el ojo y pareciendo al Dioni y ya no te hace tanta gracia ;)

      Eliminar
  29. Sé que apenas tienes tiempo, pero yo fuí en el 2008 (mi mayor nació en agosto) a Maternalia (C/Castelló 82, no sé si siguen allí), una vez a la semana y mano de santo, la fisio es encantadora, me hacía masaje linfático y aunque parecía increible conseguía desbotijarme.
    Ojalá el metro tuviera más Parrulines en sus vagones.
    Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, acabo de cotillearlo, la verdad que tiene buena pinta, excepto el precio, claro, a ver si me lo cubre el seguro e igual me animo.
      Gracias.

      Eliminar
  30. Me sumo a la moda botijo :D aqui al habla una de 26 semanas, te leo!

    ResponderEliminar
  31. Te juro que al terminar de leer el post la que tenía los pies como botijos era yo!!
    Qué gracioso Parrulín. Es un crack!!
    Ya sabes que os considero de la familia...
    www.unamiradaalotrolado.com/2012/05/15/mi-otra-familia/

    ResponderEliminar